Carles Puyol protagonizó una de las anécdotas del pasado Mundial de Sudáfrica, cuando saludó en los vestuarios nada menos que a la Reina Sofía ataviado con una escueta toalla, justo después de clasificar a España para la final con un cabezazo inapelable ante Alemania.

Apenas han pasado tres meses, y la imagen se ha repetido, pero desde otra parte del planeta. Concretamente, desde la misma Alemania, donde la canciller Angela Merkel bajó a saludar a los jugadores tras la victoria (3-0) ante Turquía en la fase de clasificación para la Eurocopa 2012.

Uno de los jugadores que saludó a la canciller con mayor efusividad fue el mediapunta del Real Madrid, Mesut Özil, quien la recibió sin camiseta (en la foto, junto a Neuer y Riether). Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que Özil, entonces, se marcó "un Puyol" ante Merkel.

 

Siguiendo los pasos de Cristiano

 

El diario alemán 'Bild', además, incide en el aspecto físico de Özil quien, al igual que sus compañeros en la foto, aparece completamente depilado en el vestuario. El jugador de origen turco, en este caso, tiene un gran espejo donde mirarse dentro de su club.

Y es que Cristiano Ronaldo, compañero suyo en el Madrid, siempre ha sido un obseso de la depilación y el cuidado corporal. En boca del luso, de hecho, se han llegado a poner las siguientes palabras: "Cualquier pelo, por pequeño que sea, es preocupante. Hay que cuidar hasta el más mínimo detalle para ser más rápido".

Lo dicho. Özil, entre Puyol y Cristiano. Siempre que toque saludar semi-desnudo a una eminencia política, qué menos que hacerlo de la forma más presentable posible...

in Eurosport