En los últimos tiempos muchas famosas nos están sorprendiendo por descuidar de manera más que evidente no sólo su imagen sino su depilación. Julia Roberts, Mo'Nique o Beyoncé ya han mostrado públicamente su fobia a la maquinilla de afeitar. La última en hacerlo ahora no ha sido otra que la supermodelo rusa Natalia Vodianova, una de las maniquís más queridas y mejor pagadas de los últimos años.

A la top no se le ocurrió otra cosa que aparecer en los premios de La Mujer del año de la revista Harper’s Bazaar en Londres con un impresionante Balmain dorado bajo el cual pero con las piernas sin depilar. Y claro, ha sido cuestión de tiempo que, al acercar la lupa mágica del Photoshop, nos hayamos dado cuenta de este pequeño acto de dejadez.

La modelo de 29 años y madre de un niño de tres, pensó, quizá que al llevar el vestido largo el vello pasaría inadvertido, pero no se percató de que, al sentarse en el coche al salir de la fiesta los potentes flashes de los fotógrafos terminaran inmortalizando el largo vello que no ha retirado de sus extremidades inferiores.

La maniquí, que reside en Londres junto a su marido y su hijo, acudió a la fiesta como homenajeada ya que recibió el premio a la ‘Inspiración del año’, que reconoce su trabajo desinteresado para recaudar fondos con el fin de construir parques infantiles para los niños desfavorecidos.

in Terra España