El hombre se aproxima de la mujer en los gastos en la belleza. Según dice Cristina S. Jiménez Alguacil, coordinadora de marketing de Biothecare Estétika, al website Tormo.com, "basándonos en las estadísticas, es el hombre de entre 28 y 45 años, de nivel socioeconómico medio, que cuida su aspecto, el consumidor emergente".

La opinión de la directora de marketing de Sensebene, Araceli Caballero, coincide con la de Cristina, ya que dice que para quien tras el perfil tradicional de la mujer de entre 30 y 50 años con un poder adquisitivo medio "que puede permitirse algún capricho de vez en cuando" está el hombre "de entre 30 a 45 años, con poder adquisitivo y que se preocupa de su salud y de su bienestar físico".