Los llega del website El Espectador una polémica interesante. Los centros de estética filman los tratamientos, sin alertar a las clientes. Fue en el Centro de Medicina y Estética RIAR que una cliente, María Alejandra Ruiz (no es su nombre real), se percató de que había una cámara en el recinto, después de se desnudar y de se puso una bata para hacer la depilacion láser total. Le preguntó a la esteticista y ella confirmó que en la sala se filmaba el tratamiento.

María Alejandra Ruiz "se retiró del lugar y pidió hablar con el médico, pero no estaba", según escribe el periódico. "Unas semanas después pudo confrontarlo". El médico, Roberto Ignacio Angulo, "reconoció que exista una cámara en la sala de depilacion y que si no estaban de acuerdo con ésta se podía cubrir en próximas sesiones". Según María Alejandra y otra cliente, su amiga Marta González (no es su nombre verdadero), "nunca les informaron de las cámaras previamente y tampoco lo advertía el contrato que firmaron". Pero el médico "aseguró que a las pacientes se les informó verbalmente desde el primer día de la valoración que todo lo que pasa en el consultorio es filmado para garantizar estándares de calidad y seguridad y para no tener dudas ante una eventual complicación o reclamación".

Sin embargo, esta cuéstion "pone sobre la mesa el debate de si grabar los tratamientos estéticos viola o no la intimidad de los pacientes", según el periódico.

Y usted? Qué piensa de esto? Tal vez sea mejor depilarse en el comodidad de su casa y no ser observada por ojos que no conoce...