La esteticista Maru Galindo dejó sus estudios universitarios para iniciarse en el mundo del culto al cuerpo. Ahora es empresaria de un centro de belleza y cuidado corporal en el que ofrecen desde pedicura hasta depilacion láser.

-¿Cómo surgió la idea de crear un centro de belleza?

-Desde muy pequeña me ha llamado mucho la atención el mundo de la belleza y me considero una mujer muy emprendedora. A pesar de que creía tener claro mi futuro, al final decidí tomar este camino del que me siento muy orgullosa.

-Actualmente tratan también la depilacion láser, ¿qué demanda más la gente?

-Cada vez más gente se va apuntando a las ventajas del tratamiento con láser. Desde hace un par de años, el precio ha bajado de manera considerable. Este método ha arrancado con mucha fuerza a pesar de que no está al alcance de todo el mundo.

-¿Ha notado la crisis?

-La verdad es que tengo la suerte de ser de esas pocas personas que no han notado la crisis. Esto se debe a que estoy en un barrio y normalmente la gente que acude suelen ser personas que tienen un sueldo fijo y que se han convertido en clientes habituales.

-¿Los hombres siguen negándose a hacerse la depilacion?

-Acuden más mujeres, aunque en los últimos años ha habido un ascenso respecto a los hombres que acuden a depilarse. Vienen de todas las edades, desde chicos de catorce años a señores mayores que se sienten acomplejados.

-¿Qué tratan principalmente?

-Lo que más hago es pedicura, manicura y depilacion con cera en distintas partes del cuerpo.

-¿Los cuidados y el culto al cuerpo se están convirtiendo en una obsesión?

-Sí, y cada vez más jóvenes vienen al centro para mejorar su estética. Las revistas de moda tienen mucha culpa de esto, así como los programas de televisión. Lo importante es ser consciente de lo que uno tiene y mejorar siempre aceptándose a uno mismo.

in El Norte de Castilla